¿Los perros tienen rasgos estables de personalidad?

Generalmente hablamos de que las personas tienen tipos particulares de personalidad, como extroversión/introversión. ¿Es verdad que los perros también tienen personalidades particulares? ¿son fijas o cambian con el tiempo? Un nuevo estudio  llevado a cabo por Jamie Fratkin, de la Universidad de Texas y sus colegas le da un vistazo a esto.
La pregunta es útil en muchos contextos. Los entrenadores de perros guía, perros de trabajo y  perros de servicio, se verían muy beneficiados si pudieran detectar los posibles candidatos cuando son cachorros, de manera de no perder tiempo entrenando a un animal que luego no cumplirá con los requisitos para finalizar el programa. A los refugios e instituciones de rescate les vendría bien saber que los tests que usan para determinar si un perro es adoptable también predecirán su comportamiento en el nuevo hogar.

El estudio es lo que se llama un meta-análisis. Se refiere a cuando se toman un gran número de estudios llevados a cabo previamente y se combinan estadísticamente los resultados, para ver si pueden extraerse conclusiones generales del tema. Para esto, los estudios deben ser cuidadosamente seleccionados, ya que si miden diferentes cosas, no es posible combinarlos.
Hay un test muy conocido llamado C-BARQ (Canine Behavioural Assessment and Research Questionnaire) que tiene 11 dimensiones para los perros de compañía, y 8 para los perros guía. Sin embargo, no es el único test usado en este tipo de investigaciones. Así que para el propósito de su análisis, Fratkin y colaboradores usaron un conjunto de 8 rasgos de personalidad que fueron identificados en un trabajo anterior (Jones y Grosling, 2005), y el cual se cree que es aplicable a todos los perros.
Estas características son: sumisión, reactividad, miedo, respuesta al entrenamiento, actividad, sociabilidad, agresividad y “otros”. La reactividad fue incluida junto con el miedo, y “otros” no fue incluido en el estudio, ya que tendía a involucrar factores no de personalidad; dejando seis dimensiones en total para el análisis.
Este tipo de estudio involucran estadísticas avanzadas, y se tuvo que escribir a los autores de los trabajos para pedir más detalles de los datos utilizados. Encontraron 41 estudios para incluir, que eran relevantes para el tema y que poseían suficiente información para el análisis. A veces fue necesario mapear los rasgos de personalidad en el esquema teórico de Jones y Gosling para poder compararlos después.
Encontraron que la personalidad en perros es moderadamente consistente. Hubo varios factores que influenciaron los resultados. Los resultados de personalidad fueron más consistentes cuando el mismo test fue aplicado a diferentes intervalos de tiempo, en lugar de tests diferentes, y cuando el intervalo de tiempo entre las evaluaciones era más corto. También encontraron que la personalidad es más consistente en perros adultos que en cachorros. Y no hubo diferencia entre perros mascotas o de trabajo.
En cachorros, la agresividad y la sumisión fueron los rasgos de personalidad más consistentes. Curiosamente, el miedo, la actividad, la sociabilidad y la respuesta al entrenamiento fueron las características menos consistentes en cachorros. En perros adultos, la mayoría de los rasgos fueron consistentes. La única excepción fue la sumisión (para la cual no había suficientes estudios disponibles). Los autores sugieren que los cambios hormonales en los cachorros al madurar, podrían se responsables de algunos de los cambios observados. Esto es algo que se podría investigar en futuros estudios.
Una de las cosas para quedarse de este estudio es que si piensas que tienes un cachorro travieso y desobediente que no responde al entrenamiento, sigue intentando, ya que eso no necesariamente significa que el cachorro seguirá siendo así de adulto. Sería muy interesante también ver cómo los diferentes métodos de adiestramiento afectan diferente a la respuesta al entrenamiento. También sería fascinante saber más acerca de como se desarrolla la personalidad en perros.
Referencias:
– Fratkin, J.L., Sinn, D.L., Patall, D.A. & Gosling, S.D. (2013). Personality consistency in dogs: A meta-analysis. PLoS ONE, 8(1): e54907  enlace
– Jones, A., & Gosling, S. (2005). Temperament and personality in dogs (Canis familiaris): A review and evaluation of past research. Applied Animal Behaviour Science, 95 (1-2)  enlace

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *