El olor del miedo: transferencia emocional interespecífica mediante señales químicas.

eA%L0vNqTUG2Ev2aYxTZsw_thumb_1d72f

Todos sentimos muchas veces que nuestras mascotas están sintonizadas con nuestras emociones. Esta señal de conexión interespecífica es real: algunos estudios anteriores han demostrado que los perros pueden percibir lo que sentimos mediante nuestro lenguaje corporal y las vocalizaciones, y actuar de forma acorde. Esto no sorprende para nada, ya que ver y oír las señales de los estados afectivos de los demás es lo natural para los nosotros los humanos.  ¿Pero qué pasa con las pistas emocionales olfativas?

Ya sabemos que el sentido del olfato es mucho más desarrollado y relevante para la percepción del mundo en perros. Para explorar esto, D’Aniello y sus colaboradores diseñaron un estudio para investigar la transferencia emocional mediante señales químicas (olores corporales en este caso). En palabras simples, querían saber si si los perros pueden identificar las emociones humanas basándose solamente en el olfato. 

En la prueba, las personas voluntarias miraron videos diseñados para causar miedo, alegría, o una respuesta neutral, y el equipo de investigadores colectaron muestras de su sudor. Luego, se les presentaron estas muestras olfativas a los perros, que estaban en presencia de su dueño, un extraño y el dispositivo dispensador del olor. Se midieron las conductas relevantes (acercarse, interactuar y mirar), indicadores de estrés y frecuencia cardíaca de cada perro.  

images-2

Los perros del estudio percibieron la emoción en las muestras y actuaron acorde a ello.

Los perros expuestos a olores de miedo mostraron significativamente más señales de estrés, aumento en la frecuencia cardíaca, buscaron más seguridad de sus dueños e hicieron menos contacto social con extraños. En contraste, en la condición de olores “felices” hubo más interacción con extraños y menos con el dueño, así como menor frecuencia cardíaca. 

Este estudio sugiere que la comunicación emocional interespecífica de los perros con las personas estaría facilitado por señales químicas. Estos resultados agregan variables a la ya conocida predisposición de los perros a estar pendientes y sincronizarse con todo lo que hacemos y sentimos. 
D’Aniello,B., et.al.(2017). Interspecies transmission of emotional information via chemosignals: from humans to dogs (Canis lupus familiaris).  Animal Cognition, DOI: 10.1007/s10071-017-1139-x