Parece que el el famoso “Buen perro” no es suficiente para nuestras mascotas. Sorprendentemente, una nueva investigación muestra que los perros prefieren las caricias a los elogios verbales.
“Dedico la mitad de mi día a hablarle a mi perra”, confesó a El Huffington Post el Dr Clive Wynne, co-autor del estudio,profesor y director del Colaboratorio de Ciencia Canina de la Universidad Estatal de Arizona. “Siempre parece ser muy importante para ella. Es bastante shockeante descubrir que lo que le decimos a los perros parece que no sea tan gratificante para ellos después de todo”

Para la primera parte del estudio, los investigadores observaron a 42 perros de refugio y mascotas mientras interactuaban, uno a la vez, con dos personas en una habitación. Una de las personas acariciaba al perro, mientras que la otra lo elogiaba verbalmente. Los investigadores midieron la cantidad de tiempo que el perro elegía interactuar con cada una de las personas.
Para la segunda parte del estudio, 72 perros (nuevamente tanto de refugio como mascotas) fueron colocadas individualmente el una habitación con sólo una persona, un extraño para los de refugio y los dueños para las mascotas.
Se registraron las interacciones entre la persona y el perro durante ocho sesiones de tres minutos cada una. Cada sesión varió entre la persona acariciando o elogiando al perro, ambas, o sin tener ninguna interacción con el perro.
¿Cuáles fueron los resultados? Los perros mostraron mayor interés en las personas que los estaban acariciando. Más sorprendente aún, no mostraron más interés en los elogios verbales que en no tener  interacción alguna con las personas.
“Me sorprendió mucho que cuando sólo había una alternativa disponible, aún así los perros no se involucraron con los humanos por elogios verbales”, dijo a The Huffington Post la Dra. Erica Feuerbacher, co-autora del estudio y profesora asistente de Antrozoología en la Universidad Carroll, en Montana.
¿Porqué preferirían los perros las caricias a los elogios? Feuerbacher notó que estudios previos mostraron que tanto la frecuencia cardíaca como la presión arterial canina disminuía con las caricias humanas, de la misma forma en que el contacto humano
tiene mejoras comprobables sobre la salud de otra persona.
A pesar de estos nuevos hallazgos, Wynne dice que no ha parado de hablarle a su perra, pero que “ahora reconozco que lo hago mas para mi beneficio que para el de ella. Y este estudio no dice que o se pueda entrenar a nuestro perro para que reconozca los elogios verbales. Si los elogios van acompañados de recompensas que a los perros les gustan (caricias, comidas, etc), entonces pueden aprender a valorarlos”

estudio original

Publicado por Verónica Ventura

Nací y crecí en Montevideo, Uruguay. Soy Bióloga especializada en comportamiento, Diplomada en Bienestar Animal y Técnica en Intervenciones Asistidas con Animales. Mi grupo familiar incluye a dos niños y 7 perros. Apasionada por el conocimiento, he dedicado mi vida al estudio del comportamiento animal, y a la mejora de las relaciones humanas con los demás animales. Amante y admiradora de todos los animales, los he convertido en mis maestros, usando la ciencia como medio para lograrlo. He estudiado desde roedores subterráneos, monos tropicales y chimpancés, pasando por animales de zoológico y en rehabilitación, hasta llegar a los perros de terapia y asistencia. En este espacio pretendo compartir la ciencia del comportamiento en idioma español, en una lenguaje que sea accesible para todos, citando fuentes serias y los últimos trabajos de las revistas indexadas. También crear espacios de reflexión sobre nuestros vínculos con los demás animales. Este blog tiene un claro énfasis en la etología canina y en nuestra relación con los perros domésticos, por varias razones. Por un lado, debido a que las mascotas que comparten nuestros hogares conforman la gran mayoría de los animales con los cuales nos relacionamos diariamente. Por otro lado, a que hay una gran escasez de conocimientos serios acerca de estos temas en nuestra región, específicamente de material en español. Además, hace ya varios años que trabajo con perros y con personas, y he tenido el privilegio de ser testigo de varios de los maravillosos resultados de un vinculo sano, equilibrado y justo para ambas partes. Y por ultimo, por que los perros con los que convivo son mi familia, mis compañeros y mis maestros, y siento la obligación de trabajar permanentemente para mejorar mi relación con ellos, para entenderlos y que puedan ser lo más felices y plenos posible.

Dejá un comentario

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.