Perros Enfocados

Traducción de EtoBlog del Articulo Original de  

“No puedo hacer que mi perro me escuche!” Frecuentemente escucho esto de dueños de perros frustrados. Están frustrados porque sus perros parecen estar interesado en cualquier cosa menos en ellos. Estoy seguro que todos hemos experimentado esos momentos en los que le pedimos a nuestro perro que que siente o que venga sin obtener respuesta alguna. Casi que puedes ver las palabras rebotando inofensivamente (y de manera inefectiva) en su cabeza. Es frustrante pero no es algo en lo que estamos atrapados. Es algo que podemos cambiar.

El problema es el foco. Necesitamos que nuestros perros nos presten atención. Hay un montón de cosas en el mundo para que nuestros perros les presten atención. Pero no todo está perdido. Tenemos una gran habilidad de moldear en lo que nuestros perros se enfocan mediante las experiencias que les proveemos. Tristemente, demasiadas personas piensan que tienen ganado el derecho a tener la atención de su perro y deben ser capaces de exigirlo. Pero no funciona de esa forma.

Menos interesante que….

Es un simple hecho comportamental que, si tu perro está interesado en cosas que no seas tu, entones eres menos interesante que esas cosas!! Fallas en mantener el interés de tu perro.

Las personas comúnmente regañan a su perro por no ponerles atención. Si el perro no estaba interesado en ellos antes de que le comenzaran a gritar, no es muy probable que esté más interesado ahora. Al rezongar al perro para atraer su atención podemos obtenerla, pero la misma estará más centrada en qué vamos a hacerles de malo si se distraen. Una respuesta mejor sería que pudieras resultarle más interesante a tu perro en lugar de ser más amenazante. Es más fácil de lo que crees.

Se más interesante.

Una forma sencilla de ser más interesante para tu perro sería llevar ropa interior de panceta. Pero no es muy práctico, por muchas razones. Pero hay otras formas que funcionan casi tan bien como esa. Encuentra qué le gusta a tu perro. ¿Tiene un juego o juguete favorito? ¿Una actividad favorita? Quizás solo le gusta que lo acaricies y lo felicites. Y a todos los perros les gusta la comida. Confía en mi, comen todos los días. Cuando se trata de comida, puede que necesites ser más interesante que lo que le sirves habitualmente para la cena. A los perros les gustan las cosas muy olorosas: queso, pescado, jamón, panchos, etc. Las cosas que tu perro no come habitualmente serán las más valiosas.  Haz una prueba con varias cosas y mira con qué se vuelve loco tu perro. Lo mismo para los juegos y los juguetes. Quizás a tu perro le gustan los juegos de tirar. O ama su pelota más que nada en el mundo. Hasta quizás se puede volver loco por un juguete con chifle. Pero no lo sabrás hasta que pruebes y lo averigües.

Secretos para el éxito

Saber las cosas que le gustan a tu perro es sólo la primer parte del rompecabezas. De alguna forma debes hacerles saber que tienes eso que quieren y cómo pueden hacer para que lo compartas con ellos. Demasiado seguido veo entrenadores que le piden demasiado a sus perros antes de darles una migaja de recompensa a cambio. ¿Porqué tu perro te prestaría atención si tienes lo que él quiere pero  no parecieras dispuesto a desprenderte de ello? Así que la siguiente parte de nuestro plan consiste en mostrarle a nuestro perro que todas esas cosas que le encantan están ahi y son fáciles de obtener.
Uno de los secretos que he encontrado es ser espontáneo. Mientras puede resultar conveniente programar horario de juego o tiempo de entrenamiento, nuestros perros construyen su visión del mundo en base a sus experiencias. Si saben que los juegos, o el entrenamiento, o los premios, sólo ocurren en ciertos lugares o bajo ciertas circunstancias, no hay razón para prestarte atención si no es probable que “ lo bueno” vaya a aparecer.  Si lo divertido empieza a aparecer en cualquier momento, cualquier lugar, y bajo cualquier circunstancia, ¡esa es una buena razón para prestar atención!  Ahora, el denominador común de que algo divertido podría suceder tienes que ser tú. No solo por que tu eres TU, sino porque le has demostrado que lo divertido aparece en cualquier momento que tu estas presente!
Otro secreto es ser generoso. La noción tradicional del entrenamiento ha enfatizado de que no debemos dar a nuestros perros las cosas que quieren “gratis”. De que deben trabajar para obtener todo. Mientras hay cierta sabiduría en la idea de que de enseñarle a nuestros perros que “yo haré cosas por ti si tu haces cosas por mi”, las personas frecuentemente le piden demasiado a sus perros a cambio de muy poca recompensa. Mi perro puede ir a explorar ese increíblemente atractivo olor nuevo cerca de ese árbol GRATIS. ¿Vale la pena prestarme atención a mi en lugar de ir a investigar ese olor si tienen que realizar 3 o 4 comportamientos para quizás ganarse un premio? ¿Pero que tal si le pagamos muy bien por hacer poco? ¿eso cambiaría su actitud? Así que mientras estamos siendo espontáneos ofreciendo a nuestros perros las cosas buenas, debemos ser generosos y hacer que sea fácil para ellos ganar un montón de lo que les gusta más con muy poco esfuerzo.

La atención es divertida!

En realidad se trata de mostrarle a nuestros perros que las mejores cosas provienen de nosotros! Y más que eso, que esas cosas buenas llegan en cualquier momento y que son increíblemente fáciles de ganar.  Pero mi perro no va a creerlo solo porque decidí ser bueno con él un sábado de tarde. Tiene que transformarse en un estilo de vida. Claro, hay  momentos en que tendremos que ser más estrictos acerca de cuando ceder a las cosas buenas, como por ejemplo, cuando estamos enseñando comportamientos nuevos. Pero si a mi perro se le hace demasiado difícil obtener de mi cosas buenas y divertidas ¿podemos culparlo cuando las busque por si mismo en el resto del mundo? Hay un montón de cosas muy interesantes allá afuera, y son gratis.

a.baa-dog-focusing-D
Pero si soy espontáneo y generoso, y no estoy regañando para obtener atención, mi perro vive en un mundo donde las cosas divertidas vienen de mí al azar y casi gratis. Solo debo pedir por un comportamiento rápido y bien conocido y que la respuesta tenga una recompensa grande. Te quedarás sorprendido con qué rapidez tu perro comienza a prestarte más atención luego de apenas unos días con este método. Todas las “cosas gratis” a las que le prestaba atención antes no parecerán tan interesantes como lo serás tu en solo unos pocos días.
Ya ves que el secreto de ser más interesante para tu perro es solo SER MÁS INTERESANTE PARA TU PERRO! No tenemos ese derecho ganado. La atención no se logra exigiéndola. Si queremos ser el foco de nuestro perro, tenemos que crear una relación donde esa atención en nosotros lo retribuya de manera que el perro disfrute y quiera. Parece tan simple cuando pensamos en ello.